Huelva, 17 de marzo de 2017

 

Esta iniciativa de la Sociedad Andaluza de la especialidad persigue colaborar en el diagnóstico precoz para garantizar un mejor pronóstico y control de la enfermedad

Alergólogos del Hospital Juan Ramón Jiménez y otros centros sanitarios onubenses se han dado cita hoy en la ‘Carpa de la Alergia’ situada en la Plaza de las Monjas de la capital, de 11 a 20 horas, en una jornada informativa dirigida a la población general y, en especial, a los pacientes alérgicos. Bajo el eslogan “Alergia y tú”, el grupo de alergólogos se encuentra a disposición de todos los ciudadanos interesados en esta actividad divulgativa y de educación sanitaria  promovida por la Sociedad Andaluza de Alergología e Inmunología Clínica (ALERGOSUR).

El delegado territorial del ramo, Rafael López, ha visitado este viernes dichas instalaciones, en las que se trata de crear un espacio independiente del lugar de consulta, donde se puedan establecer vínculos más próximos entre paciente o ciudadano y especialista, para conocer desde otra perspectiva todos aquellos aspectos que puedan mejorar el conocimiento de las enfermedades alérgicas y la asistencia prestada por los especialistas.

De este modo, los alergólogos están disponibles en esta carpa para responder a cualquier pregunta que planteen los visitantes, sin entrar a realizar exploraciones o procedimientos diagnósticos individualizados. El principal objetivo de esta jornada es que el ciudadano, mediante una encuesta, pueda identificar determinados signos de alarma por los que deba descartar o sospechar una posible enfermedad alérgica, con la finalidad de orientarlo hacia un diagnóstico precoz que le va a garantizar un mejor pronóstico y un control más preciso de la enfermedad.

La prevalencia de las enfermedades alérgicas ha aumentado de forma espectacular en las últimas décadas. Actualmente, hasta un 25% de la población en los países industrializados puede presentar rinoconjuntivitis alérgica y el diagnóstico de asma se ha incrementado entre un 4% y un 10%. Respecto a la alergia alimentaria, aproximadamente el 6-8% de los niños menores de 3 años y el 2-6% de adultos pueden presentar reacción frente a algún alimento.

Las enfermedades alérgicas se heredan ente los miembros de las familias, pero es poco probable que solo los factores genéticos puedan explicar este aumento de  prevalencia en tan corto período de tiempo. Los cambios ambientales y los cambios en el estilo de vida, principalmente en la alimentación, se han asociado a dicho aumento. Las dietas modernas con mayor número de alimentos procesados, ricas en grasas y azúcares refinados, alteran la flora intestinal y modifican la respuesta del sistema inmunitario.

Si los pacientes han sido diagnosticados previamente, su visita a la carpa puede reforzar la información acerca de las medidas de evitación que deben tener en cuenta frente a los aeroalérgenos que le producen síntomas. Si se trata de alergia a pólenes u hongos, desde hace un año, el grupo de alergólogos onubenses dispone de un captador de esporas y granos de pólenes que proporciona información sobre el recuento de estas partículas por metro cúbico de aire. De este modo, los niveles de Huelva a lo largo de todo el año pueden consultarse, junto con el resto de las provincias españolas, en la página www.polenes.com. Estos datos permiten que los pacientes puedan programar sus actividades al aire libre o sus viajes a otras ciudades, teniendo en cuenta los pólenes de la zona y su concentración.

En el caso de reacciones con alimentos, los alergólogos pueden clarificar algunos de los “mitos y realidades” sobre la alergia y la intolerancia alimentaria,  siendo de especial importancia el manejo adecuado del etiquetado de alimentos y la administración correcta del autoinyector de Adrenalina, en caso de reacciones graves y generalizadas. Mediante autoinyectores de entrenamiento el paciente y la familia puede repasar los distintos pasos de la inyección para que, en caso de precisarla en la vida real, su administración sea rápida y segura.

En la enfermedad alérgica en general, al igual que ocurre en otras patologías crónicas, es fundamental que el paciente integre y se familiarice con su tratamiento sintomático porque probablemente, en mayor o menor medida, lo necesitará a lo largo de toda su vida. En el caso de los asmáticos, el tratamiento se complica aún más por la necesidad de administrarlo de forma inhalada. El médico elegirá un inhalador que se adapte a las características del paciente (edad, actividades laborales y deportivas, función pulmonar, capacidad de realizar las maniobras de inhalación…), pero es el propio paciente el que debe decidir si se ajusta perfectamente a sus necesidades. Por ello, en la carpa, los especialistas darán información precisa, acompañada de vídeos educativos facilitados por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), de las maniobras detalladas con los inhaladores para su correcta administración., pudiendo comprobar si lo está haciendo de la manera adecuada o no.

Pero en algunas enfermedades alérgicas, rinoconjuntivitis, asma, anafilaxia a venenos de avispas y abejas, además de tratamiento farmacológico dirigido a  mejorar los síntomas, se dispone de vacunas específicas que administradas de forma oral o subcutánea, han demostrado actuar sobre la respuesta inmune de los pacientes y “modificar el curso de la enfermedad”, como ya hace años reconoció y declaró la Organización Mundial de la Salud (OMS).  Durante la jornada “Alergia y tú”, también se puede tener acceso a toda la información, respecto a las indicaciones de uso y administración de estas vacunas.